Con más de 170.000 desempleados en Canarias y a pesar de la leve mejora del último mes, la confederación empresarial de Tenerife hace un llamado urgente a adecuar la formación a las necesidades reales del mercado laboral. Esta situación resalta los desafíos que enfrentan los centros de formación para atraer a los desempleados a sus programas educativos. En una entrevista con RTVC, el presidente de CEOE Tenerife, Pedro Alfonso, expresó su preocupación, señalando la escasez de mano de obra en las empresas como una de las causas.

Alfonso cuestiona la creencia de que los desempleados rechazan ofertas laborales debido a factores como el salario, vivienda o transporte, y destaca que la falta de interés también se refleja en la formación, a pesar de ser clave para conseguir empleo. Además, sugiere que el exceso de subsidios y facilidades para obtener ingresos podría disminuir el compromiso laboral en la sociedad. En este contexto, enfatiza la importancia del diálogo social para determinar la relevancia de la formación ofrecida, hacerla atractiva para los trabajadores y garantizar su pertinencia para los puestos de trabajo. Al mismo tiempo, subraya que en la situación actual, con las regulaciones que enfrentan las empresas, es esencial contar con empleados formados y cualificados para garantizar su contratación.