Información remitida por CEOE nacional referente a: Caract. peligrosidad HP14 “Ecotoxico”

Únicamente trasladarte información adicional que puede ser de tu interés, procedente de uno de nuestros asociados, en relación con el borrador de Reglamento que modifica el Anexo III de la Directiva 2008/98/CE, en relación a la característica de peligrosidad HP14 – “Ecotoxico”.

Los métodos experimentales son un factor importante para la clasificación de los residuos como HP 14 ya que los métodos de cálculo no son siempre aplicables. Uno de estos casos es la disponibilidad de valores de referencia (EC50, CL50, factores M) que se limita a unos pocos productos químicos.

Con respecto al peso de los métodos de cálculo en comparación con los métodos experimentales, tales como análisis químicos y ensayos biológicos, en la decisión de clasificación final, el informe Bio INERIS concluye que una estrategia alternativa de dos etapas combinando tanto datos de cálculo (paso 1) como datos de métodos experimentales (paso 2) deben ser considerados como una metodología para la clasificación de los residuos como HP 14.

En cuanto a los métodos experimentales disponibles para la clasificación «ecotóxica» de los residuos, no se debería confiar simplemente en un método, sino tener en cuenta los resultados de los métodos disponibles en la actualidad. Tanto los análisis químicos como los ensayos biológicos tienen limitaciones, sin embargo, su uso combinado, se ha demostrado que compensan algunas de las limitaciones identificadas.

La comparación de los análisis químicos y ensayos biológicos es también un aspecto importante a considerar.

Las ventajas de los bioensayos son su capacidad para identificar los constituyentes biodisponibles de la muestra incluyendo cualquier interacción potencial (aditivos, sinérgicos y antagónicos) entre los componentes y en segundo lugar que son sensibles a las sustancias solubles en agua.

Las desventajas de los bioensayos, sin embargo, son los siguientes:

(i)                  Actualmente no hay legalmente fijados con niveles umbrales armonizados para distinguir entre un «ecotóxica» y un residuo no ecotóxica,

(ii)                su rendimiento es más caro que el análisis químico y ,

(iii)               podría haber un riesgo de subestimación de los efectos ecotoxicológicos de las sustancias insolubles cuando se llevan a cabo sólo las pruebas acuáticas (y no terrestre) (como se hace actualmente en algunos estados miembros).

En los casos en que la composición de la mezcla de residuos no puede ser identificado o si es muy compleja, entonces los bioensayos serían el método de elección.

En conclusión se apoya el uso de un enfoque combinado, por etapas de cálculo y métodos experimentales, ya que optimiza la precisión de la clasificación de peligro debido a su complementariedad.