FEPECO pide serenidad a todos los agentes políticos y sociales para asegurar la ejecución de las obras

 

FEPECO sostiene que la solución al problema de la movilidad en Tenerife, pasa ante todo por recuperar el diálogo entre los agentes implicados en solucionarlo. La continua disputa sólo sirve para dilatar en el tiempo posibles respuestas, hace falta altura de miras y menos ombligismo. Ahora se trata de circular todos en la misma dirección, aunque sea por distintas vías, porque lo importante es llegar al destino deseado que es a todas luces, una isla cohesionada y estructurada. La sociedad y la economía tinerfeña no pueden soportar por mucho más tiempo, seguir en un periodo de crispación constante como en el que estamos viviendo, que imposibilita el necesario sosiego  para trabajar en  los indispensables proyectos, licitaciones y adjudicaciones para asegurar la ejecución de las obras necesarias e imprescindibles para acabar con el caos circulatorio insular.

Oscar Izquierdo presidente de FEPECO, ha lanzado  un mensaje esperanzador y optimista, en un encuentro con un numeroso grupo de empresarias y empresarios de la construcción, donde ha insistido en “la necesidad de revitalizar aquel espíritu de consenso que impregnó los primeros años de la Transición política y económica en España, que sirvió para solucionar los grandes problemas a través del acuerdo. Los atascos que tenemos en Tenerife, se solucionarán más rápido, si descongestionamos la falta de diálogo y buscamos aquello que beneficia al conjunto, por encima de  discrepancias que pueden ser lógicas y razonables, pero que deben ser ahora secundarias. Toca mejorar la movilidad, eso lo queremos todos, pues ya tenemos un punto de encuentro común, hay que vertebrar la isla, pues también coincidimos,  hay que ejecutar las obras exclusivamente necesarias, por supuesto y así podríamos seguir encontrando puntos de confluencia. En cuanto a las discrepancias, es cuestión de hablarlas en un diálogo de escucha, no de sordos. No hay que buscar vencedores ni vencidos, ahí no gana nadie. Cada cual en la responsabilidad que tiene asignada aportará mucho, por madurez”