Fepeco exige un aeropuerto competitivo, para asegurar la conectividad de Tenerife

 

FEPECO denuncia la reiterada desconsideración de AENA hacia Tenerife y los intereses económicos de nuestra isla, ya que no nos trata igual que a otros territorios, tanto aquí en Canarias, como en la Península .

El  Aeropuerto del Sur cuenta con una Terminal, la T-1, saturada, en el límite de su capacidad operativa que, en 40  años de existencia, no ha sido rehabilitada, acondicionada, ni actualizada, de acuerdo con las necesidades y calidad de servicio que merece un incuestionable foco de atracción turística como es Tenerife. Responsabilidad incuestionable de AENA, pero también es imprescindible la firmeza política suficiente, para plantar cara a una praxis perniciosa de dejadez sin paliativos, más aún, cuando hay continuas inversiones millonarias en otros aeropuertos de la red nacional.

En 2008 se inauguró con todo boato, una nueva terminal (la T-2;43 millones de euros) en Tenerife Sur. Pero al día siguiente de la fastuosa ceremonia se cerró y hoy, una década después sigue tapiada e inoperativa. Hay que exigir, no pedir con tibieza, la reactivación de la T-2 y acondicionarla para su puesta en servicio con carácter de urgencia para resolver la crítica situación actual.  La nonata T-2, es un anexo a la actual y agobiada T-1, comunicadas ambas mediante una conexión simple que las une someramente, ocupando un espacio en apariencia poco aprovechado, por cuanto los dos módulos podían estar integrados con un tercero en medio que, como un edificio complementario, facilitase la operatividad que merecen nuestros visitantes, actualmente tratados con deficiente calidad. La construcción del edificio intermedio trataría de aprovechar un espacio actualmente desaprovechado que, aunque en la actualidad no sea imprescindible, supondría una construcción muy conveniente, tanto para mejorar el conjunto de la infraestructura aeroportuaria, como para contemplar posibles previsiones de incremento futuro de usuarios. Otra cuestión para incorporar serían los pasillos móviles para desplazamiento peatonal de pasajeros por las enormes distancias de la terminal. Es necesario facilitar la movilidad, máxime si se amplía la estructura con nuevos edificios. Además, esta ampliación supondrá duplicar los efectivos profesionales que actualmente prestan servicios en tierra, lo que significa creación de empleo de calidad

La reivindicación de la segunda pista es estratégica e histórica de FEPECO, que nunca dejaremos de hacer. Las infraestructuras no se planifican en base a estadísticas, ni a intereses  de ninguna empresa pública, sino de acuerdo a necesidades y proyecciones estratégicas del territorio, la economía y la sociedad, a medio y largo plazo, Tenerife es un destino turístico de primer orden a nivel mundial, tenemos la obligación de asegurar todas las variables que incidan en nuestro desarrollo y crecimiento y nuestra condición de isla nos urge a contar con las mejores infraestructuras aeroportuarias posibles ahora y para el futuro, por eso la segunda pista es imprescindible, para un aeropuerto competitivo. No puede soslayarse en base a criterios estrictamente eventuales, es una actuación que se tiene que adelantar en el tiempo a las seguras necesidades del futuro, es una infraestructura para asegurar la conectividad de la isla.